Beneficios del irrigador bucal I Clínica Dental ODAS
¿Qué es un irrigador bucal y cuándo recomendamos usarlo?

La correcta higiene bucodental es la base principal para una buena salud oral.

Hoy en día tenemos la suerte de contar con herramientas que complementan al cepillo en nuestra rutina diaria y la hacen no solo más fácil, sino también más eficaz.  

Uno de estos instrumentos es el irrigador dental, del que seguramente ya hayas oído hablar y que nos ayuda a limpiar en profundidad la cavidad oral.

En Clínica Dental Odas tenemos como prioridad cuidar tu sonrisa lo máximo posible. Por eso, en este nuevo artículo te explicamos qué es un irrigador bucal y por qué te recomendamos utilizarlo.  

¿Qué es un irrigador dental?

Es un instrumento de limpieza oral que se basa en un sistema de agua a presión.

Gracias a la aplicación directa de un chorro pulsátil, logra eliminar de forma eficaz las bacterias depositadas en los dientes.

El cepillo solo tiene acceso al 60 % de la superficie dental, por lo que el irrigador es muy útil para llegar a zonas como el borde de las encías o las bolsas periodontales, garantizando un resultado óptimo.

¿Cuándo utilizar un irrigador dental?

Aunque, como hemos dicho, consideramos que se trata de un complemento que enriquece la higiene diaria de cualquier persona, hay casos en los que lo recomendamos especialmente:

  • En tratamientos de ortodoncia con brackets, cuya limpieza es más complicada, para eliminar por completo los restos de comida.
  • En pacientes con prótesis fijas o implantes dentales. Utilizarlo junto a cepillos interproximales facilitará la limpieza completa de la cavidad bucal.
  • En personas con enfermedades periodontales como gingivitis o periodontitis.

¿Cuáles son los beneficios del irrigador dental?

Son muchos sus efectos positivos en nuestra higiene bucodental. Te contamos algunos de los principales motivos por los que puedes empezar a utilizarlo:

  • Fácil de usar. Su funcionamiento es muy sencillo, no necesitas ayuda profesional y lo puedes utilizar en casa sin problema ni complicaciones.
  • Previene inflamaciones. Al eliminar bacterias en toda la cavidad bucal, evita el desarrollo de posibles patologías orales como la gingivitis. Además, facilita el acceso a las bolsas periodontales en pacientes con periodontitis.
  • Mejora la salud de las encías, reduce laplaca bacteriana y sus problemas asociados como el sarro y la caries.
  • Ofrece una máxima sensación de limpieza. ¿Quién no quiere tener un aliento más fresco? Gracias a la irrigación alcanzamos las zonas más difíciles a las que el cepillo no llega, neutralizando el mal aliento causado por los restos de comida.  
  • Cuidado y mantenimiento. Permite limpiar con menor esfuerzo coronas, implantes, prótesis dentales y aparatos fijos de ortodoncia.

Si estás pensando en probarlo, te recomendamos acudir antes a nuestra clínica dental en Barcelona Sants para valorar tus necesidades y recomendarte pautas de higiene oral a tu medida.  

Pide tu citaen Clínica Dental Odas y da un paso más en el cuidado de tu salud bucodental.