Higiene dental: errores a evitar

Mantener una correcta limpieza diaria de tu sonrisa es la base para poder disfrutar de una buena salud bucodental. Todos sabemos que la mayor parte de los problemas orales empiezan con una limpieza deficiente de la boca. Y, sin embargo, a veces tendemos a lavarnos los dientes con prisas o, directamente, saltarnos algún cepillado.

A continuación, te hablamos de algunos de los errores que no hay que cometer en cuanto a la salud de tu boca y de algunos mitos relacionados con tu sonrisa:

  • No es normal que sangren las encías: muchos pacientes de nuestra clínica dental en Sants no le dan importancia al sangrado de las encías y piensan que se debe a que utilizan un cepillo demasiado duro. Sin embargo, el sangrado de las encías es un síntoma de inflamación periodontal que debe ser tratada.
  • Acuérdate de la lengua: en un 85 % de los casos, el mal aliento o halitosis tiene su origen en las bacterias presentes en la cavidad oral. No solo en las encías y los dientes, sino también en la lengua. ¡No olvides cepillarla en tu higiene diaria con un cepillo lingual!
  • Mascar un chicle no puede sustituir la higiene bucal: mascar un chicle sin azúcar ayuda a eliminar la placa y duplica el flujo de saliva, regulando el pH de la cavidad oral- Sin embargo, estos beneficios no pueden sustituir en ningún caso a un buen cepillado.
  • El dentífrico no es tan importante: la efectividad de la higiene bucal depende de los componentes que incorpora la pasta dentífrica, pero, sobre todo, de la duración del cepillado y el método empleado.
  • Mejor un cepillado más suave: muchas personas piensan que los cepillos duros son más efectivos para eliminar la placa bacteriana y las manchas en los dientes, pero un cepillo de cerdas duras o un cepillado demasiado brusco pueden producir desgaste en el esmalte y retracción en las encías. Consúltanos y te aconsejaremos qué dureza es la más adecuada para tus dientes.
  • El enjuague bucal no tiene por qué picar: tendemos a pensar que los colutorios de sabor fuerte o con mucho alcohol son mejores para la salud bucodental. Sin embargo, esto no tiene por qué ser así y, en algunos casos, pueden producir sequedad de los tejidos orales.
  • El cepillado, sin prisas: la forma como nos cepillamos la dentición es tan importante como el número de veces que lo hacemos. La recomendación es un mínimo de 2 minutos de limpieza concienzuda después de cada comida, además de utilizar el hilo dental y el colutorio en los casos que sea necesario.
  • No visitar al dentista: incluso cuando no haya ningún problema, es conveniente acudir a revisiones periódicas con tu dentista. En nuestra clínica de Barcelona Sants somos expertos en higiene bucodental y estaremos encantados de asesorarte sobre los cuidados más adecuados para tu caso.

¿Tienes alguna duda más relacionada con tu boca? No dudes en contactar con tu dentista en Sants de confianza, te explicaremos y aclararemos cualquier pregunta.