En qué consiste la caries y cómo podemos prevenirla

La caries es una enfermedad de la cavidad oral que comienza con la formación silenciosa de la placa bacteriana, generada a partir de restos de alimentos, saliva y gérmenes que quedan en la superficie de la dentición por una incorrecta higiene dental. Todo ello, al fermentar, favorece el desarrollo de esta enfermedad. La única forma de saber si la estamos sufriendo es a través de una exploración profunda de la cavidad oral por parte de tu dentista de confianza en Barcelona.

En su fase inicial puede observarse una mancha de color blanco que va oscureciendo conforme pasa el tiempo y la lesión crece. En ocasiones, hay que recurrir a radiografías intraorales para detectarla, ya que si se esconden en la superficie dental, suele ser difícil de identificar. En ella participan factores relacionados con el huésped, otros tantos relativos a la alimentación y microorganismos, así como factores que tienen que ver con el tiempo. Cuando la infección vaya avanzando hacia el interior, se sufre malestar al tomar alimentos fríos o calientes y cuando se halla en un estado avanzado, el dolor se intensifica y, tras ello, se puede llegar a experimentar la rotura o pérdida de la pieza dental.

¿Qué tipos de caries dentales existen?

  • Caries radicular: es la más común en ancianos, puesto que, conforme envejecemos, las encías se retraen dejando expuestas partes de la raíz de la pieza dental. Al no estar recubiertas por esmalte, se exponen más fácilmente a posibles infecciones.
  • Caries coronal: se suele distinguir por el cambio de coloración que genera. Se suele producir sobre las superficies de masticación y afecta tanto a niños como a adultos.

¿Cómo podemos prevenirla?

  • Cepillando la dentición tras cada comida.
  • Complementa la limpieza con cepillos interdentales y seda dental.
  • Utilizando un colutorio adecuado según necesidades orales.
  • Cuidando la alimentación, evitando excesos con bebidas azucaradas, dulces y chucherías.
  • Aplicando flúor cada cierto tiempo.
  • Visitando al odontólogo de manera periódica.

Si has percibido algún posible síntoma, no esperes más y contacta con nosotros. ¡Te ayudaremos!