PERIODONCIA

Periodoncia


La enfermedad periodontal es una patología crónica, los síntomas acostumbran a ser mínimos, con brotes de actividad. Las consecuencias son la pérdida del tejido de soporte del diente, es decir, el hueso y las encías.

En función del tiempo de evolución desde su aparición, hay diferentes formas de gravedad. Desde la gingivitis, con sangrado de las encías, hasta la periodontitis, crónica y con pérdida de hueso. En la imagen se aprecia cómo a medida que avanza la enfermedad periodontal, las encías pasan de la inflamación inicial en la gingivitis, a la pérdida irreversible de hueso y recesión de la encía en la periodontitis. 

La placa bacteriana es la causa fundamental de las enfermedades periodontales, por lo que es necesario, además de unos buenos cuidados diarios, revisar y realizarse una Higiene dental profesional periódicamente. El tiempo entre ellas varía en cada persona, el odontólogo le recomendará su tiempo entre Higienes.

El tabaco y la herencia genética también son factores importantes. Por lo que fumadores y personas con antecedentes de Periodontitis o Piorrea deberán tener especial cuidado. El raspado o curetaje, es el tratamiento de elección cuando existen bolsas periodontales alrededor del diente, y suele llevarse a cabo bajo anestesia local.

Debido al carácter crónico de la periodontitis, su tratamiento irá seguido de un Mantenimiento periódico tras los primeros curetajes. De esta manera, aunque sea una enfermedad que no cura, podremos mantenerla frenada y evitar su avance, que puede terminar en pérdida de las piezas dentarias tras la aparición y evolución de la movilidad dental.

Cada paciente requerirá un tratamiento individualizado, desde el que necesitará una Higiene dental profesional al año, el paciente que la necesitará cada 6 meses, hasta el que precisará de Curetajes y Mantenimientos periodontales periódicos.

Primera visita